0221
Descubren que los rugbiers manejaban las cuentas que decían defenderlos
INDIGNANTE

Descubren que los rugbiers manejaban las cuentas que decían defenderlos

La Policía secuestró dos celulares y descubrió, el día del inicio de los alegatos, que ambos manejaban polémicos perfiles en las redes.

25 de enero de 2023

El juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 18 años que fue asesinado a golpes a la salida del boliche Le Brique de Villa Gesell el 18 de enero de 2020, empieza a llegar a su fin. Este miércoles comenzó la etapa de alegatos, con la exposición de los fiscales y los representantes de Silvino Báez y Graciela Sosa, papás de la víctima; y continuará el jueves cuando sea el turno de la defensa, pero a tan solo horas del inicio de esta nueva etapa en el proceso judicial se conoció un nuevo dato que causa indignación: los acusados manejaban desde la cárcel varios perfiles en las redes sociales en los que supuestos usuarios decían defenderlos.

Los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense secuestraron el pasado fin de semana dos celulares en poder de Enzo Comelli y de Blas Cinalli, dos de los ocho rugbiers de Zárate detenidos por el asesinato de Fernando, y tras analizarlos se descubrió que ellos mismos administraban las cuentas @rugbiers.zárate y @RugbiersZarate en Instagram y Twitter respectivamente, en las que se publicaban periódicamente mensajes de supuestos usuarios que decían defenderlos. Los perfiles habían despertado una fuerte polémica en las redes sociales e intentaban mostrar el presunto calvario que vivían los acusados, pero todo resultó ser parte de un engaño.

La noticia fue dada a conocer por el periodista Mauro Szeta a través de sus redes sociales, donde contó que las autoridades del penal de Dolores, donde los acusados se encuentran detenidos desde el inicio del proceso, incautaron los teléfonos y finalmente descubrieron la indignante situación.

Las cuentas en cuestión, fuertemente criticadas por cientos de usuarios, buscaban "humanizar" a los Cinalli (21), Comelli (22), Máximo Thomsen (23), Matías Benicelli (23), Ayrton Viollaz (23), Luciano Pertossi (21), Ciro Pertossi (22) y Lucas Pertossi (23), quienes son juzgados como coautores de "homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas", delito que prevé la prisión perpetua.

UNA ELABORADA MENTIRA

Los perfiles, que se replicaban en Twitter, Instagram y Facebook, eran hasta ahora anónimos y utilizaban diversas fotos de los detenidos para llevar adelante un increíble pedido: "Basta de condena social. Basta de mentiras. Basta de violencia. Basta de odio".

La más representativa de todas esas cuentas contaba con un significativo número de seguidores tanto en Twitter como en Instagram y llevaba el nombre de "Rugbiers Zárate". Aunque sin publicaciones, el perfil sí replicaba presuntos comentarios y opiniones en defensa de los acusados del asesinato de Fernando.

"Es un show esto, realmente es triste ver el nivel de odio que manejan para los pibes. ¿Esto fue una tragedia? Sí, pero tristemente pasa todos los días, solo que este caso se hizo tan mediático que hasta lo van a utilizar con fines políticos", se expresaba en uno de los últimos mensajes privados que la cuenta habría recibido y en otro podía leerse: "Lo siento mucho. El alcohol a veces delira. Lo siento mucho por los padres de Fernando, pero también por los chicos que se están muriendo en vida. Se nota que están mal". Lo cierto es que, ahora, la veracidad de esos mensajes se desvaneció.

Los rugbiers ocultaba tanto los nombres como las fotos de las personas que supuestamente comentaban, sin dejar en claro si la defensa era real o si se trata de una repudiable maniobra para generar repercusión en las redes sociales. Tras la revelación, todo indica que se había tratado de la segunda opción.

El anonimato de la cuenta no permitía entonces saber si los responsables del perfil eran o no familiares, amigos y allegados de los imputados que no se animan a defenderlos abiertamente y aunque sus publicaciones en Twitter se encontraban protegidas, en uno de sus primeros mensajes se pudo leer una frase que generó una fuerte indignación: "A todos, como sociedad, nos duele lo ocurrido: Fernando podrá ser un nieto, hijo o amigo de cualquiera de nosotros. Pero, por otra parte, los ocho acusados también".

COMENTARIOS

La Policía secuestró dos celulares y descubrió, el día del inicio de los alegatos, que ambos manejaban polémicos perfiles en las redes.
0221

Descubren que los rugbiers manejaban las cuentas que decían defenderlos

La Policía secuestró dos celulares y descubrió, el día del inicio de los alegatos, que ambos manejaban polémicos perfiles en las redes.
Descubren que los rugbiers manejaban las cuentas que decían defenderlos

El juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven de 18 años que fue asesinado a golpes a la salida del boliche Le Brique de Villa Gesell el 18 de enero de 2020, empieza a llegar a su fin. Este miércoles comenzó la etapa de alegatos, con la exposición de los fiscales y los representantes de Silvino Báez y Graciela Sosa, papás de la víctima; y continuará el jueves cuando sea el turno de la defensa, pero a tan solo horas del inicio de esta nueva etapa en el proceso judicial se conoció un nuevo dato que causa indignación: los acusados manejaban desde la cárcel varios perfiles en las redes sociales en los que supuestos usuarios decían defenderlos.

Los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense secuestraron el pasado fin de semana dos celulares en poder de Enzo Comelli y de Blas Cinalli, dos de los ocho rugbiers de Zárate detenidos por el asesinato de Fernando, y tras analizarlos se descubrió que ellos mismos administraban las cuentas @rugbiers.zárate y @RugbiersZarate en Instagram y Twitter respectivamente, en las que se publicaban periódicamente mensajes de supuestos usuarios que decían defenderlos. Los perfiles habían despertado una fuerte polémica en las redes sociales e intentaban mostrar el presunto calvario que vivían los acusados, pero todo resultó ser parte de un engaño.

La noticia fue dada a conocer por el periodista Mauro Szeta a través de sus redes sociales, donde contó que las autoridades del penal de Dolores, donde los acusados se encuentran detenidos desde el inicio del proceso, incautaron los teléfonos y finalmente descubrieron la indignante situación.

Las cuentas en cuestión, fuertemente criticadas por cientos de usuarios, buscaban "humanizar" a los Cinalli (21), Comelli (22), Máximo Thomsen (23), Matías Benicelli (23), Ayrton Viollaz (23), Luciano Pertossi (21), Ciro Pertossi (22) y Lucas Pertossi (23), quienes son juzgados como coautores de "homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas", delito que prevé la prisión perpetua.

UNA ELABORADA MENTIRA

Los perfiles, que se replicaban en Twitter, Instagram y Facebook, eran hasta ahora anónimos y utilizaban diversas fotos de los detenidos para llevar adelante un increíble pedido: "Basta de condena social. Basta de mentiras. Basta de violencia. Basta de odio".

La más representativa de todas esas cuentas contaba con un significativo número de seguidores tanto en Twitter como en Instagram y llevaba el nombre de "Rugbiers Zárate". Aunque sin publicaciones, el perfil sí replicaba presuntos comentarios y opiniones en defensa de los acusados del asesinato de Fernando.

"Es un show esto, realmente es triste ver el nivel de odio que manejan para los pibes. ¿Esto fue una tragedia? Sí, pero tristemente pasa todos los días, solo que este caso se hizo tan mediático que hasta lo van a utilizar con fines políticos", se expresaba en uno de los últimos mensajes privados que la cuenta habría recibido y en otro podía leerse: "Lo siento mucho. El alcohol a veces delira. Lo siento mucho por los padres de Fernando, pero también por los chicos que se están muriendo en vida. Se nota que están mal". Lo cierto es que, ahora, la veracidad de esos mensajes se desvaneció.

Los rugbiers ocultaba tanto los nombres como las fotos de las personas que supuestamente comentaban, sin dejar en claro si la defensa era real o si se trata de una repudiable maniobra para generar repercusión en las redes sociales. Tras la revelación, todo indica que se había tratado de la segunda opción.

El anonimato de la cuenta no permitía entonces saber si los responsables del perfil eran o no familiares, amigos y allegados de los imputados que no se animan a defenderlos abiertamente y aunque sus publicaciones en Twitter se encontraban protegidas, en uno de sus primeros mensajes se pudo leer una frase que generó una fuerte indignación: "A todos, como sociedad, nos duele lo ocurrido: Fernando podrá ser un nieto, hijo o amigo de cualquiera de nosotros. Pero, por otra parte, los ocho acusados también".