Un tirador anónimo baleó a tres ladrones y mató a uno de ellos | 0221
0221
Un tirador anónimo baleó a tres ladrones y mató a uno de ellos
MISTERIO

Un tirador anónimo baleó a tres ladrones y mató a uno de ellos

Una persona que no pudo ser identificada baleó a tres jóvenes y mató a uno tras un raid criminal en Quilmes. Sospechan que es un policía

05 de agosto de 2022

Tres delincuentes fueron atacados por un tirador en medio de un raid delictivo en Quilmes, que incluyó el robo de una moto y el asalto a una joven que salía de su casa para ir a trabajar. Tras el ataque, un joven de 24 años murió, un adolescente de 15 resultó gravemente herido y el restante logró darse a la fuga.

Lo insólito del caso es que en un relevamiento realizado por la policía y el fiscal de turno de Quilmes a cargo del caso, Jorge Saizar, no se halló una sola vaina servida ni un testigo que dijera haber escuchado detonaciones, a pesar de que el hecho se produjo en plena madrugada y que se efectuaron al menos seis disparos en un radio no mayor a 700 metros, detallaron las fuentes.

Hasta el momento, lo único que se encontró es un proyectil calibre 9 milímetros que impactó en la moto que tripulaban los asaltantes y que hace sospechar a los pesquisas que pudo partir del arma de algún miembro de una fuerza de seguridad, aunque tampoco eso está corroborado.

El episodio ocurrió el jueves a las 4.15 y comenzó a investigarse cuando la policía fue alertada de un intento de robo a una mujer de 28 años. La víctima fue interceptada en la calle Baranda a 4300, cuando salió de su casa de la zona de Quilmes oeste para ir trabajar. En ese momento, la mujer fue abordada por tres personas en una moto que quisieron arrebatarle la cartera y, como se resistió, efectuaron un disparo intimidatorio al aire y escaparon sin concretar el robo.

Unos minutos más tarde, la Policía fue alertada sobre la presencia de dos personas heridas de bala y de una moto tirada en el medio de la calle. Del análisis de cámaras de seguridad particulares analizadas posteriormente surgió que además una tercera persona, que parecía estar herida de bala ya que caminaba con mucha dificultad, escapó del lugar.

Los dos heridos fueron trasladados de urgencia al hospital de Quilmes en muy grave estado y fueron sometidos a respectivas operaciones. Uno de ellos, de 24 años e identificado como Agustín Guillet, murió poco después debido a las lesiones de bala que sufrió en la zona abdominal, mientras que el otro, un adolescente de 15 años, permanece internado en terapia intensiva también con dos impactos en el abdomen, detallaron las fuentes.

En el lugar de los hallazgos, la Policía secuestró la moto, una Guerrero 150cc que, luego se estableció había sido robada esa misma madrugada de una vivienda situada en la calle Varela al 1000, de Quilmes. Al secuestrar la moto, los pesquisas encontraron un proyectil calibre 9 milímetros que se cree impactó contra el rodado cuando el tirador baleó a los jóvenes que iban a bordo.

En tanto, a unos metros, se hallaron dos revólveres calibre 22 con la numeración suprimida, uno de los cuales en apariencia no funciona y otro que tenía tres proyectiles intactos y uno percutado.

A raíz de la gravedad de los hechos, efectivos de la seccional 1 de Quilmes y de Prefectura Naval, junto con el fiscal del caso, hicieron una recorrida por la zona y analizaron las imágenes tomadas por distintas cámaras particulares. Así establecieron que los jóvenes debieron haber sido baleados en un trayecto de 700 metros entre que se los ve andar en la moto hasta que se los capta caídos y heridos.

No obstante, en la recorrida realizada por los detectives no se logró encontrar ni una sola vaina servida a pesar de que el tirador realizó al menos seis disparos -dos contra el fallecido, otros dos contra el adolescente herido, uno contra la moto y al menos uno más contra quien huyó- ni dar con un solo testigo que admitiera haber escuchado detonaciones en plena madrugada.

Además de intentar dar con el tirador, para lo cual el fiscal Saizar dispuso diversas medidas, las pesquisas procuraban localizar al tercer sospechoso herido, que por el momento no pudo ser encontrado en ningún centro asistencial de la zona.

En base a dichos de testigos, y porque además conoce a uno de los baleados y vive en la misma zona, los investigadores sospechan que puede tratarse de un joven de 20 años, apodado “Convulsión”, que estuvo involucrado en otras cusas criminales, entre ellas en la del crimen del estudiante Lucas Cancino (17) el año pasado, concluyeron los informantes.

Una persona que no pudo ser identificada baleó a tres jóvenes y mató a uno tras un raid criminal en Quilmes. Sospechan que es un policía
0221

Un tirador anónimo baleó a tres ladrones y mató a uno de ellos

Una persona que no pudo ser identificada baleó a tres jóvenes y mató a uno tras un raid criminal en Quilmes. Sospechan que es un policía
Un tirador anónimo baleó a tres ladrones y mató a uno de ellos

Tres delincuentes fueron atacados por un tirador en medio de un raid delictivo en Quilmes, que incluyó el robo de una moto y el asalto a una joven que salía de su casa para ir a trabajar. Tras el ataque, un joven de 24 años murió, un adolescente de 15 resultó gravemente herido y el restante logró darse a la fuga.

Lo insólito del caso es que en un relevamiento realizado por la policía y el fiscal de turno de Quilmes a cargo del caso, Jorge Saizar, no se halló una sola vaina servida ni un testigo que dijera haber escuchado detonaciones, a pesar de que el hecho se produjo en plena madrugada y que se efectuaron al menos seis disparos en un radio no mayor a 700 metros, detallaron las fuentes.

Hasta el momento, lo único que se encontró es un proyectil calibre 9 milímetros que impactó en la moto que tripulaban los asaltantes y que hace sospechar a los pesquisas que pudo partir del arma de algún miembro de una fuerza de seguridad, aunque tampoco eso está corroborado.

El episodio ocurrió el jueves a las 4.15 y comenzó a investigarse cuando la policía fue alertada de un intento de robo a una mujer de 28 años. La víctima fue interceptada en la calle Baranda a 4300, cuando salió de su casa de la zona de Quilmes oeste para ir trabajar. En ese momento, la mujer fue abordada por tres personas en una moto que quisieron arrebatarle la cartera y, como se resistió, efectuaron un disparo intimidatorio al aire y escaparon sin concretar el robo.

Unos minutos más tarde, la Policía fue alertada sobre la presencia de dos personas heridas de bala y de una moto tirada en el medio de la calle. Del análisis de cámaras de seguridad particulares analizadas posteriormente surgió que además una tercera persona, que parecía estar herida de bala ya que caminaba con mucha dificultad, escapó del lugar.

Los dos heridos fueron trasladados de urgencia al hospital de Quilmes en muy grave estado y fueron sometidos a respectivas operaciones. Uno de ellos, de 24 años e identificado como Agustín Guillet, murió poco después debido a las lesiones de bala que sufrió en la zona abdominal, mientras que el otro, un adolescente de 15 años, permanece internado en terapia intensiva también con dos impactos en el abdomen, detallaron las fuentes.

En el lugar de los hallazgos, la Policía secuestró la moto, una Guerrero 150cc que, luego se estableció había sido robada esa misma madrugada de una vivienda situada en la calle Varela al 1000, de Quilmes. Al secuestrar la moto, los pesquisas encontraron un proyectil calibre 9 milímetros que se cree impactó contra el rodado cuando el tirador baleó a los jóvenes que iban a bordo.

En tanto, a unos metros, se hallaron dos revólveres calibre 22 con la numeración suprimida, uno de los cuales en apariencia no funciona y otro que tenía tres proyectiles intactos y uno percutado.

A raíz de la gravedad de los hechos, efectivos de la seccional 1 de Quilmes y de Prefectura Naval, junto con el fiscal del caso, hicieron una recorrida por la zona y analizaron las imágenes tomadas por distintas cámaras particulares. Así establecieron que los jóvenes debieron haber sido baleados en un trayecto de 700 metros entre que se los ve andar en la moto hasta que se los capta caídos y heridos.

No obstante, en la recorrida realizada por los detectives no se logró encontrar ni una sola vaina servida a pesar de que el tirador realizó al menos seis disparos -dos contra el fallecido, otros dos contra el adolescente herido, uno contra la moto y al menos uno más contra quien huyó- ni dar con un solo testigo que admitiera haber escuchado detonaciones en plena madrugada.

Además de intentar dar con el tirador, para lo cual el fiscal Saizar dispuso diversas medidas, las pesquisas procuraban localizar al tercer sospechoso herido, que por el momento no pudo ser encontrado en ningún centro asistencial de la zona.

En base a dichos de testigos, y porque además conoce a uno de los baleados y vive en la misma zona, los investigadores sospechan que puede tratarse de un joven de 20 años, apodado “Convulsión”, que estuvo involucrado en otras cusas criminales, entre ellas en la del crimen del estudiante Lucas Cancino (17) el año pasado, concluyeron los informantes.