Historias y anécdotas de Sondos, el recordado hotel alojamiento que venden en La Plata | 0221
0221
Historias y anécdotas de Sondos, el recordado hotel alojamiento que venden en La Plata
ÍCONO DE LA CIUDAD

Historias y anécdotas de Sondos, el recordado hotel alojamiento que venden en La Plata

Reconocido como un lugar emblemático en la ciudad por aquellos que solían visitarlo habitualmente y por los que nunca fueron, pero "alguien les contó".

28 de junio de 2022

Decir adiós a alguien, desprenderse de un objeto o saber que ya no se podrá seguir haciendo algo que resultaba placentero, son situaciones que generalmente hacen aflorar en las personas un sentimiento de nostalgia. Eso mismo parece haber generado en muchos platenses la noticia de que Sondos está a la venta

El emblemático hotel alojamiento, ubicado en la zona céntrica de La Plata, cerró sus puertas hace tiempo y ahora se vende la particular mansión en donde funcionaba. Ese lugar encierra miles de historias y anécdotas de adolescentes -y no tanto- que acudían con sus parejas con el objetivo de encontrar algo de intimidad. 

"'El antro del amor'..una sala de espera en común, la señora que te daba los turnos con un talonario y cantaba los números a los gritos.. Qué belleza!", cuenta @romelo.184, una de las tantas usuarias de Instagram que dejaron sus divertidos comentarios en la publicación de 0221.com.ar. Sin dudas que la recepción y la sala de espera son lugares que quedaron marcados a fuego en los visitantes de Sondos. "Las salas de espera gigantes y las parejitas sentadas en el piso esperando, tuve que hacer pis detrás de una cortina una vez de tanta espera", confesó @arielderiver

Son muchas las generaciones de platenses que acudieron a la mansión de calle 6 entre 60 y 61. "Mi primer hotel hace 47 años, muchoooo. La sala de espera tenía pequeños boxes para 'calentar' motores, pero era joven!!!", contó @sabatton26, dando cuenta del tiempo en el que funcionaba el concurrido lugar. "Era maravilloso!!!! Casi folklórico, allí nos encontrábamos muchos luego de hermosas noches adolescentes!!!!! Hermoso", agregó @nestorclaudio14

Las instalaciones eran veneradas por algunos y muy criticadas por otros, pero había algo que parecía sobresalir del resto: la cama redonda. "No me olvido jamás de la cama redonda con vista a la ducha, los botones sensor para prender luces, ventilador, etc. Y cómo olvidar esperar tu turno parado mientras la señora gritaba los números. Alto lugar", describió el usuario @inyeraman

"Era salir de La Grieta y hacer fila ahí para ingresar!!", recuerda @mario.hrebacka, haciendo referencia a otro sitio histórico de La Plata. "Era como esperar para entrar al cajero! Larga la fila", publicó riendo @amara.lp. "Las camas eran re cómodas jaja", expuso con algo de ironía @gringa1786

En el sin fin de recuerdos e historias queda claro que para muchos era un lugar de paso y para otros se transformó en una cita obligada durante los fines de semanas. "Íbamos con mi señora a turnos de 12 horas. Llevábamos comida, bebida y despertador. Era tan lindo! (algunas habitaciones, otras era lo que pagabas)", publicó @carlosponce1017, exponiendo lo que también hacían muchos que elegían instalarse verdaderamente en una de las habitaciones. 

Siendo adolescentes, de grandes, con sus parejas, con sus amantes, en grupos, en auto o caminando. Sea de la forma que sea, quienes pasaron por Sondos no se olvidan y la mayoría aseguran que allí dejó "su adolescencia" o grandes recuerdos de vida.

Reconocido como un lugar emblemático en la ciudad por aquellos que solían visitarlo habitualmente y por los que nunca fueron, pero "alguien les contó".
0221

Historias y anécdotas de Sondos, el recordado hotel alojamiento que venden en La Plata

Reconocido como un lugar emblemático en la ciudad por aquellos que solían visitarlo habitualmente y por los que nunca fueron, pero "alguien les contó".
Historias y anécdotas de Sondos, el recordado hotel alojamiento que venden en La Plata

Decir adiós a alguien, desprenderse de un objeto o saber que ya no se podrá seguir haciendo algo que resultaba placentero, son situaciones que generalmente hacen aflorar en las personas un sentimiento de nostalgia. Eso mismo parece haber generado en muchos platenses la noticia de que Sondos está a la venta

El emblemático hotel alojamiento, ubicado en la zona céntrica de La Plata, cerró sus puertas hace tiempo y ahora se vende la particular mansión en donde funcionaba. Ese lugar encierra miles de historias y anécdotas de adolescentes -y no tanto- que acudían con sus parejas con el objetivo de encontrar algo de intimidad. 

"'El antro del amor'..una sala de espera en común, la señora que te daba los turnos con un talonario y cantaba los números a los gritos.. Qué belleza!", cuenta @romelo.184, una de las tantas usuarias de Instagram que dejaron sus divertidos comentarios en la publicación de 0221.com.ar. Sin dudas que la recepción y la sala de espera son lugares que quedaron marcados a fuego en los visitantes de Sondos. "Las salas de espera gigantes y las parejitas sentadas en el piso esperando, tuve que hacer pis detrás de una cortina una vez de tanta espera", confesó @arielderiver

Son muchas las generaciones de platenses que acudieron a la mansión de calle 6 entre 60 y 61. "Mi primer hotel hace 47 años, muchoooo. La sala de espera tenía pequeños boxes para 'calentar' motores, pero era joven!!!", contó @sabatton26, dando cuenta del tiempo en el que funcionaba el concurrido lugar. "Era maravilloso!!!! Casi folklórico, allí nos encontrábamos muchos luego de hermosas noches adolescentes!!!!! Hermoso", agregó @nestorclaudio14

Las instalaciones eran veneradas por algunos y muy criticadas por otros, pero había algo que parecía sobresalir del resto: la cama redonda. "No me olvido jamás de la cama redonda con vista a la ducha, los botones sensor para prender luces, ventilador, etc. Y cómo olvidar esperar tu turno parado mientras la señora gritaba los números. Alto lugar", describió el usuario @inyeraman

"Era salir de La Grieta y hacer fila ahí para ingresar!!", recuerda @mario.hrebacka, haciendo referencia a otro sitio histórico de La Plata. "Era como esperar para entrar al cajero! Larga la fila", publicó riendo @amara.lp. "Las camas eran re cómodas jaja", expuso con algo de ironía @gringa1786

En el sin fin de recuerdos e historias queda claro que para muchos era un lugar de paso y para otros se transformó en una cita obligada durante los fines de semanas. "Íbamos con mi señora a turnos de 12 horas. Llevábamos comida, bebida y despertador. Era tan lindo! (algunas habitaciones, otras era lo que pagabas)", publicó @carlosponce1017, exponiendo lo que también hacían muchos que elegían instalarse verdaderamente en una de las habitaciones. 

Siendo adolescentes, de grandes, con sus parejas, con sus amantes, en grupos, en auto o caminando. Sea de la forma que sea, quienes pasaron por Sondos no se olvidan y la mayoría aseguran que allí dejó "su adolescencia" o grandes recuerdos de vida.