"Desesperado y ansioso": así está en La Plata el rugbier que mató a Fernando Báez Sosa | 0221
0221
"Desesperado y ansioso": así está en La Plata el rugbier que mató a Fernando Báez Sosa
CIRO PERTOSSI

"Desesperado y ansioso": así está en La Plata el rugbier que mató a Fernando Báez Sosa

Se trata de Ciro Pertossi, quien es el principal apuntado de haber asesinado a Fernando. Las imágenes lo complican cada vez más.

28 de enero de 2022

Todavía está latente el caso de la muerte de Fernando Báez Sosa, quien fue atacado por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche en Villa Gesell. El resto de la historia es de público conocimiento y ahora todas las miradas apuntan al principal acusado por el crimen: Ciro Pertossi

Tras el homicidio el joven envió un mensaje al grupo de WhatsApp que compartía con sus amigos: "Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie". Aquella madrugada, el joven buscó reunir con rapidez a quienes protagonizaron el brutal ataque en la casa que alquilaban en la costa atlántica.

A las 4.56, 12 minutos después de la golpiza que le dieron a Fernando, su desesperación lo llevó a enviar su ubicación geográfica: Pertossi necesitaba que fueran a su encuentro. Recién a las 5 de la mañana le pidió a Máximo Thomsen que se dirigiera a la propiedad.

Pertossi, el próximo 8 de mayo cumplirá 22 años, supo apenas un instante después del fallecimiento de Fernando que la situación era mucho más grave de lo que su grupo la percibía. A las 10.38, luego de dormir unas horas, fue el primero en avisar que la Policía estaba en la puerta de la casa.

EN LA MIRA DE LA JUSTICIA

Tras reunir las pruebas y analizar los videos que registraron lo sucedido aquella noche, la fiscal Verónica Zamboni lo imputó -al igual que Thomsen- como coautor del homicidio de Báez Sosa. A Pertossi las propias imágenes lo exhiben pegándole a Fernando, ya desvanecido, una última patada en la cabeza. También fue el primero en huir de la escena.

Por estos días su preocupación es la misma que la de Thomsen: no recibir una pena más alta que la de sus amigos. A pesar de compartir el mismo espacio de detención junto a su hermano Luciano y su primo Lucas, desde la Alcaidía N°3 Melchor Romero de La Plata relataron que "se exhibe desesperado y ansioso" en vistas al juicio oral que comenzará el próximo año.

Thomsen y Pertossi están específicamente imputados como coautor del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”. También lo están Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz, considerados partícipes necesarios.

LA SITUACIÓN DE LOS RUGBIERS EN LA CÁRCEL

"Están todos en la misma, no hay uno por sobre el resto. No existe un 'cabecilla' como se dice en la jerga carcelaria. Se los ve como a un grupo de amigos que se mueven en bloque. Están juntos, dialogan despacio y gesticulan poco", indicó a TN.com.ar una fuente oficial.

Los ocho se encuentran ubicados de a dos en cuatro celdas contiguas y permanecen 21 horas encerrados en ellas. "Salen únicamente para ver el sol", sostuvo una fuente judicial a aquel medio. Todos esperan el inicio del juicio oral que está previsto para el 2 de enero de 2023.

Se trata de Ciro Pertossi, quien es el principal apuntado de haber asesinado a Fernando. Las imágenes lo complican cada vez más.
0221

"Desesperado y ansioso": así está en La Plata el rugbier que mató a Fernando Báez Sosa

Se trata de Ciro Pertossi, quien es el principal apuntado de haber asesinado a Fernando. Las imágenes lo complican cada vez más.
"Desesperado y ansioso": así está en La Plata el rugbier que mató a Fernando Báez Sosa

Todavía está latente el caso de la muerte de Fernando Báez Sosa, quien fue atacado por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche en Villa Gesell. El resto de la historia es de público conocimiento y ahora todas las miradas apuntan al principal acusado por el crimen: Ciro Pertossi

Tras el homicidio el joven envió un mensaje al grupo de WhatsApp que compartía con sus amigos: "Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie". Aquella madrugada, el joven buscó reunir con rapidez a quienes protagonizaron el brutal ataque en la casa que alquilaban en la costa atlántica.

A las 4.56, 12 minutos después de la golpiza que le dieron a Fernando, su desesperación lo llevó a enviar su ubicación geográfica: Pertossi necesitaba que fueran a su encuentro. Recién a las 5 de la mañana le pidió a Máximo Thomsen que se dirigiera a la propiedad.

Pertossi, el próximo 8 de mayo cumplirá 22 años, supo apenas un instante después del fallecimiento de Fernando que la situación era mucho más grave de lo que su grupo la percibía. A las 10.38, luego de dormir unas horas, fue el primero en avisar que la Policía estaba en la puerta de la casa.

EN LA MIRA DE LA JUSTICIA

Tras reunir las pruebas y analizar los videos que registraron lo sucedido aquella noche, la fiscal Verónica Zamboni lo imputó -al igual que Thomsen- como coautor del homicidio de Báez Sosa. A Pertossi las propias imágenes lo exhiben pegándole a Fernando, ya desvanecido, una última patada en la cabeza. También fue el primero en huir de la escena.

Por estos días su preocupación es la misma que la de Thomsen: no recibir una pena más alta que la de sus amigos. A pesar de compartir el mismo espacio de detención junto a su hermano Luciano y su primo Lucas, desde la Alcaidía N°3 Melchor Romero de La Plata relataron que "se exhibe desesperado y ansioso" en vistas al juicio oral que comenzará el próximo año.

Thomsen y Pertossi están específicamente imputados como coautor del delito de “homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas”. También lo están Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz, considerados partícipes necesarios.

LA SITUACIÓN DE LOS RUGBIERS EN LA CÁRCEL

"Están todos en la misma, no hay uno por sobre el resto. No existe un 'cabecilla' como se dice en la jerga carcelaria. Se los ve como a un grupo de amigos que se mueven en bloque. Están juntos, dialogan despacio y gesticulan poco", indicó a TN.com.ar una fuente oficial.

Los ocho se encuentran ubicados de a dos en cuatro celdas contiguas y permanecen 21 horas encerrados en ellas. "Salen únicamente para ver el sol", sostuvo una fuente judicial a aquel medio. Todos esperan el inicio del juicio oral que está previsto para el 2 de enero de 2023.