¿Cuál es el tiempo de espera ideal para recibir la tercera dosis contra el COVID-19? | 0221
0221
¿Cuál es el tiempo de espera ideal para recibir la tercera dosis contra el COVID-19?
CORONAVIRUS

¿Cuál es el tiempo de espera ideal para recibir la tercera dosis contra el COVID-19?

Las terceras dosis se están aplicando a mayores de 50 años inoculados con Sinopharm y a personas inmunocomprometidas desde los 3 años.

08 de noviembre de 2021

En el marco de la campaña de vacunación que desarrolla el Gobierno contra el coronavirus, la semana pasada comenzaron a aplicarse las terceras dosis a mayores de 50 años vacunados con Sinopharm y a personas inmunocomprometidas desde los 3 años.  

“Ya sabíamos que todas las vacunas tendrían una duración de inmunidad corta. La de la Sinopharm, que utiliza un virus inactivado, es más corta que las vacunas vectorizadas (como Sputnik, Oxford y Johnson & Johnson) o las que utilizan ARN mensajero (Pfizer y Moderna)”, explicó la patóloga y pediatra Marta Cohen.  

La recomendación de la experta es esperar al menos hasta seis meses después de la segunda dosis para proceder con la recepción de la tercera etapa. Cohen plantea que las terceras dosis no deberían suministrarse antes porque se correría el riesgo de sobreestimular el sistema inmunológico

Según la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles de la Argentina, el intervalo mínimo de aplicación de las dosis adicionales del esquema primario de vacunación no debe ser inferior a cuatro semanas desde la última inoculación. 

“En realidad, lo que se sabe hasta ahora es que aproximadamente a los seis meses empezaría a descender la inmunidad generada por la vacuna (aunque esto es dudoso). Entonces, ese tiempo sería el adecuado para la siguiente dosis. Sin embargo, como la idea es causar un efecto booster (elevar el nivel de anticuerpos), a partir de las cuatro u ocho semanas se lograría ese efecto”, explicó. 

Por otra parte, la médica infectóloga y jefa del Servicio de Enfermedades Transmisibles de la Municipalidad de San Isidro, Elena Obieta, sostuvo que “los pacientes inmunosuprimidos, lo mismo que aquellos que tienen más de 50 años y recibieron dos dosis de Sinopharm, tienen que tener tres dosis de vacuna aplicada para poder considerar que su esquema primario contra el COVID-19 está completo". 

De acuerdo a sus palabras, el intervalo mínimo entre la segunda y la tercera dosis debería ser a partir de las ocho semanas, aunque también podría ser menos.  

“Luego, se harán refuerzos en los que no califican para requerir tercera dosis como esquema primario; es decir, tendrán un refuerzo anual como hacemos con la gripe. Esa dosis sí tiene que estar separada por lo menos seis meses de la anterior. En este caso, el booster o refuerzo no es un esquema primario de vacunación, como por ejemplo el de la hepatitis B que son siempre tres dosis: el día cero, al mes y a los seis meses”, puntualizó Obieta. 

“Una cosa es la dosis adicional del esquema primario, que se debe dar al menos cuatro semanas después de la última dosis. Y otra cosa es la dosis de refuerzo, que aún no se está dando en nuestro país, que será para toda la población a partir de los seis meses de la última dosis, no antes”, describió a La NaciónRicardo Teijeiro, médico del Hospital General de Agudos Dr. Ignacio Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

COMENTARIOS

Las terceras dosis se están aplicando a mayores de 50 años inoculados con Sinopharm y a personas inmunocomprometidas desde los 3 años.
0221

¿Cuál es el tiempo de espera ideal para recibir la tercera dosis contra el COVID-19?

Las terceras dosis se están aplicando a mayores de 50 años inoculados con Sinopharm y a personas inmunocomprometidas desde los 3 años.
¿Cuál es el tiempo de espera ideal para recibir la tercera dosis contra el COVID-19?

En el marco de la campaña de vacunación que desarrolla el Gobierno contra el coronavirus, la semana pasada comenzaron a aplicarse las terceras dosis a mayores de 50 años vacunados con Sinopharm y a personas inmunocomprometidas desde los 3 años.  

“Ya sabíamos que todas las vacunas tendrían una duración de inmunidad corta. La de la Sinopharm, que utiliza un virus inactivado, es más corta que las vacunas vectorizadas (como Sputnik, Oxford y Johnson & Johnson) o las que utilizan ARN mensajero (Pfizer y Moderna)”, explicó la patóloga y pediatra Marta Cohen.  

La recomendación de la experta es esperar al menos hasta seis meses después de la segunda dosis para proceder con la recepción de la tercera etapa. Cohen plantea que las terceras dosis no deberían suministrarse antes porque se correría el riesgo de sobreestimular el sistema inmunológico

Según la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles de la Argentina, el intervalo mínimo de aplicación de las dosis adicionales del esquema primario de vacunación no debe ser inferior a cuatro semanas desde la última inoculación. 

“En realidad, lo que se sabe hasta ahora es que aproximadamente a los seis meses empezaría a descender la inmunidad generada por la vacuna (aunque esto es dudoso). Entonces, ese tiempo sería el adecuado para la siguiente dosis. Sin embargo, como la idea es causar un efecto booster (elevar el nivel de anticuerpos), a partir de las cuatro u ocho semanas se lograría ese efecto”, explicó. 

Por otra parte, la médica infectóloga y jefa del Servicio de Enfermedades Transmisibles de la Municipalidad de San Isidro, Elena Obieta, sostuvo que “los pacientes inmunosuprimidos, lo mismo que aquellos que tienen más de 50 años y recibieron dos dosis de Sinopharm, tienen que tener tres dosis de vacuna aplicada para poder considerar que su esquema primario contra el COVID-19 está completo". 

De acuerdo a sus palabras, el intervalo mínimo entre la segunda y la tercera dosis debería ser a partir de las ocho semanas, aunque también podría ser menos.  

“Luego, se harán refuerzos en los que no califican para requerir tercera dosis como esquema primario; es decir, tendrán un refuerzo anual como hacemos con la gripe. Esa dosis sí tiene que estar separada por lo menos seis meses de la anterior. En este caso, el booster o refuerzo no es un esquema primario de vacunación, como por ejemplo el de la hepatitis B que son siempre tres dosis: el día cero, al mes y a los seis meses”, puntualizó Obieta. 

“Una cosa es la dosis adicional del esquema primario, que se debe dar al menos cuatro semanas después de la última dosis. Y otra cosa es la dosis de refuerzo, que aún no se está dando en nuestro país, que será para toda la población a partir de los seis meses de la última dosis, no antes”, describió a La NaciónRicardo Teijeiro, médico del Hospital General de Agudos Dr. Ignacio Pirovano y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).