Confirman que el corazón de Maradona fue guardado en La Plata: ¿dónde está? | 0221
0221
Confirman que el corazón de Maradona fue guardado en La Plata: ¿dónde está?
TRAS LA AUTOPSIA

Confirman que el corazón de Maradona fue guardado en La Plata: ¿dónde está?

El lugar se mantuvo en reserva pero se conoció en las últimas horas, luego de que trascendiera que los hinchas de Gimnasia amenazaron con quedárselo.

24 de noviembre de 2021

El cuerpo de Diego Armando Maradona está sin corazón desde el mismo día de su muerte. Se lo extrajeron ese 25 de noviembre, hace ya casi un año, en la operación de autopsia que se realizó entre las 18 y las 22 de aquel día. Los especialistas decidieron sacar ese órgano vital pero también el hígado y los riñones para estudiarlos con mayor detenimiento. Se trata de un procedimiento habitual en causas donde las razones de muerte de una víctima no están del todo claras.

La Justicia ya determinó que esos órganos permanecerán en La Plata para su estudio y conservación. Los mismos quedarán resguardados por los próximos 10 años en formol. “Lo usual es que pasado ese tiempo se convierta en residuo porque ya no es de interese para ninguna causa aunque en este caso probablemente se envíe una solicitud especial para que se conserve dado la importancia simbólica que tiene el corazón de Maradona”, señalaron las fuentes del caso.

Durante todo este tiempo, el corazón del astro argentino quedará resguardado, con custodia, en el Departamento de Anatomía Patológica que pertenece a la Policía Bonaerense. A solo metros del Juan Carmelo Zerillo, el último estadio que pisó Diego Armando Maradona.

Cabe señalar que el 2 de diciembre del 2020, una semana después de la partida del crack argentino, esos órganos fueron trasladados a la dependencia de la Superintendencia Científica de la bonaerense para hacer estudios complementarios en búsquedas de características o anomalías que aportaran datos sobre la muerte.

Esa mañana, Cosme Iribarren y Laura Capra, dos de los fiscales que trabajaron incansablemente en el expediente, se trasladaron a esa dependencia, ubicada en La Plata, para certificar que todo se hiciera correctamente. En el camino fueron alertados que al llegar se encontrarían con un operativo especial diagramado por la Policía Bonaerense. Efectivamente se habían trazado distintos retenes y cordones pero no por mero protocolo.

Un informe de inteligencia de esa fuerza policial alertaba que en redes sociales y en distintos ámbitos relacionados a la barra brava de Gimnasia se estaba planeando un ataque a esa sede con el objetivo de robarse el corazón de Maradona y guardarlo como trofeo.

Cuando llegué a la morgue, estaba en el puente bajo nivel de la calle Avellaneda y allí estaba la barra de Tigre. En el estacionamiento del Hospital de San Fernando estaba la barra de Gimnasia”, contó a TN un testigo de los hechos.

Nos preguntaron si queríamos que nos fueran a buscar a la autopista, porque tenían información de que la barra de Gimnasia quería, a sabiendas de que iba a estar el corazón de Maradona, hacer algo”, explicó una autoridad que circulaba en el vehículo donde se trasladaban los órganos de Maradona con destino al Departamento de Medicina Legal provincial.

Por su parte, una fuente que conoce la interna de Infobae confirmó la idea fue cierta y que, incluso, se llegó a estudiar por dónde ingresar al edificio, ubicado en calle 52 y 115.

El megaoperativo, que incluyó el seguimiento constante del vehículo que debía llegar a la ciudad y mantener su interior, fue un éxito y los restos del astro llegaron a destino.

CRONOLOGÍA DE SU MUERTE  

Los médicos que intervendrían en las primeras pericias de la todavía fresca novedad de la muerte de Maradona el 25 de noviembre al mediodía, fueron convocados para asistir durante esa tarde al Barrio San Andrés de Tigre. 

“Me llamaron a eso de las 13:30 y me preguntaron si estaba al tanto. ¿De qué? Se acaba de morir Maradona”. El equipo se reunió en una YPF en Ruta 9 y, en la duda total, se encaminaron hacia el Country donde encontraron a Maradona en una cama de dos plazas, sin respaldo, sin sábanas, tapado con un acolchado hasta el pecho, con la cabeza al descubierto, boca arriba y una clara hinchazón en el abdomen.  

Un perito fotografió la escena en la que un “hongo de espuma” caía de la boca del astro, que podia ser un principal indicio de muerte por un problema cardíaco. Posteriormente, se descubrió que era un “falso hongo de espuma”, que se presenta cuando se mezcla el aire con el líquido del edema agudo de pulmón, fenómeno que puede continuar incluso post mortem. 

Finalmente, comprobaron la temperatura intrahepática con un termómetro que ingresa hasta 10 centímetros dentro del hígado. Todas las comprobaciones determinaron que la hora del deceso había sido en torno al mediodía y eso terminó de encender las alarmas: Maradona había agonizado durante toda la noche anterior y el cuerpo médico fue acusado de negligencia. 

Los peritajes indicaron que no fue un proceso súbito, sino paulatino, lento y los coágulos que presentaba en el corazón confirmaron esa hipótesis: durante por lo menos 12 horas, el astro respiró mal, en agonía y acostado, cuando los pacientes con esas patologías deben estar sentados para permitir la expansión de los pulmones. 

“Hubiera tenido muchas más chances de vida si alguien lo escuchaba respirar”, explicó uno de los peritos en la investigación. 

COMENTARIOS

El lugar se mantuvo en reserva pero se conoció en las últimas horas, luego de que trascendiera que los hinchas de Gimnasia amenazaron con quedárselo.
0221

Confirman que el corazón de Maradona fue guardado en La Plata: ¿dónde está?

El lugar se mantuvo en reserva pero se conoció en las últimas horas, luego de que trascendiera que los hinchas de Gimnasia amenazaron con quedárselo.
Confirman que el corazón de Maradona fue guardado en La Plata: ¿dónde está?

El cuerpo de Diego Armando Maradona está sin corazón desde el mismo día de su muerte. Se lo extrajeron ese 25 de noviembre, hace ya casi un año, en la operación de autopsia que se realizó entre las 18 y las 22 de aquel día. Los especialistas decidieron sacar ese órgano vital pero también el hígado y los riñones para estudiarlos con mayor detenimiento. Se trata de un procedimiento habitual en causas donde las razones de muerte de una víctima no están del todo claras.

La Justicia ya determinó que esos órganos permanecerán en La Plata para su estudio y conservación. Los mismos quedarán resguardados por los próximos 10 años en formol. “Lo usual es que pasado ese tiempo se convierta en residuo porque ya no es de interese para ninguna causa aunque en este caso probablemente se envíe una solicitud especial para que se conserve dado la importancia simbólica que tiene el corazón de Maradona”, señalaron las fuentes del caso.

Durante todo este tiempo, el corazón del astro argentino quedará resguardado, con custodia, en el Departamento de Anatomía Patológica que pertenece a la Policía Bonaerense. A solo metros del Juan Carmelo Zerillo, el último estadio que pisó Diego Armando Maradona.

Cabe señalar que el 2 de diciembre del 2020, una semana después de la partida del crack argentino, esos órganos fueron trasladados a la dependencia de la Superintendencia Científica de la bonaerense para hacer estudios complementarios en búsquedas de características o anomalías que aportaran datos sobre la muerte.

Esa mañana, Cosme Iribarren y Laura Capra, dos de los fiscales que trabajaron incansablemente en el expediente, se trasladaron a esa dependencia, ubicada en La Plata, para certificar que todo se hiciera correctamente. En el camino fueron alertados que al llegar se encontrarían con un operativo especial diagramado por la Policía Bonaerense. Efectivamente se habían trazado distintos retenes y cordones pero no por mero protocolo.

Un informe de inteligencia de esa fuerza policial alertaba que en redes sociales y en distintos ámbitos relacionados a la barra brava de Gimnasia se estaba planeando un ataque a esa sede con el objetivo de robarse el corazón de Maradona y guardarlo como trofeo.

Cuando llegué a la morgue, estaba en el puente bajo nivel de la calle Avellaneda y allí estaba la barra de Tigre. En el estacionamiento del Hospital de San Fernando estaba la barra de Gimnasia”, contó a TN un testigo de los hechos.

Nos preguntaron si queríamos que nos fueran a buscar a la autopista, porque tenían información de que la barra de Gimnasia quería, a sabiendas de que iba a estar el corazón de Maradona, hacer algo”, explicó una autoridad que circulaba en el vehículo donde se trasladaban los órganos de Maradona con destino al Departamento de Medicina Legal provincial.

Por su parte, una fuente que conoce la interna de Infobae confirmó la idea fue cierta y que, incluso, se llegó a estudiar por dónde ingresar al edificio, ubicado en calle 52 y 115.

El megaoperativo, que incluyó el seguimiento constante del vehículo que debía llegar a la ciudad y mantener su interior, fue un éxito y los restos del astro llegaron a destino.

CRONOLOGÍA DE SU MUERTE  

Los médicos que intervendrían en las primeras pericias de la todavía fresca novedad de la muerte de Maradona el 25 de noviembre al mediodía, fueron convocados para asistir durante esa tarde al Barrio San Andrés de Tigre. 

“Me llamaron a eso de las 13:30 y me preguntaron si estaba al tanto. ¿De qué? Se acaba de morir Maradona”. El equipo se reunió en una YPF en Ruta 9 y, en la duda total, se encaminaron hacia el Country donde encontraron a Maradona en una cama de dos plazas, sin respaldo, sin sábanas, tapado con un acolchado hasta el pecho, con la cabeza al descubierto, boca arriba y una clara hinchazón en el abdomen.  

Un perito fotografió la escena en la que un “hongo de espuma” caía de la boca del astro, que podia ser un principal indicio de muerte por un problema cardíaco. Posteriormente, se descubrió que era un “falso hongo de espuma”, que se presenta cuando se mezcla el aire con el líquido del edema agudo de pulmón, fenómeno que puede continuar incluso post mortem. 

Finalmente, comprobaron la temperatura intrahepática con un termómetro que ingresa hasta 10 centímetros dentro del hígado. Todas las comprobaciones determinaron que la hora del deceso había sido en torno al mediodía y eso terminó de encender las alarmas: Maradona había agonizado durante toda la noche anterior y el cuerpo médico fue acusado de negligencia. 

Los peritajes indicaron que no fue un proceso súbito, sino paulatino, lento y los coágulos que presentaba en el corazón confirmaron esa hipótesis: durante por lo menos 12 horas, el astro respiró mal, en agonía y acostado, cuando los pacientes con esas patologías deben estar sentados para permitir la expansión de los pulmones. 

“Hubiera tenido muchas más chances de vida si alguien lo escuchaba respirar”, explicó uno de los peritos en la investigación.