El Hospital de Simulación de Ciencias Médicas recibió cuatro respiradores de emergencia | 0221
0221
El Hospital de Simulación de Ciencias Médicas recibió cuatro respiradores de emergencia
UNIVERSIDAD

El Hospital de Simulación de Ciencias Médicas recibió cuatro respiradores de emergencia

Los dispositivos fueron desarrollados por profesionales de la Facultad de Ingeniería. Son de bajo costo y son similares a un equipo de alta gama.

17 de noviembre de 2021

La Facultad de Ingeniería de la UNLP donó cuatro respiradores de emergencia para prácticas de capacitación de los alumnos y personal de sanidad al Hospital de Simulación de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNLP. Estos equipos, que fueron desarrollados por profesional de la unidad académica, son de bajo costo de fabricación y tienen características similares a uno de alta gama.

El dispositivo fue diseñado y construido tomando como base un AMBU, que es una bolsa autoinflable que se utiliza en los equipos de emergencia para proporcionar aire en los pulmones a pacientes con problemas respiratorios.


Entre las características del respirador de la UNLP se destaca que posee funciones similares a las de un modelo de alta gama, pero a un costo mucho más reducido. Mientras que un equipo comercial cuesta entre 10 mil y 50 mil dólares, el construido por ingenieros aeronáuticos, mecánicos, electromecánicos y electrónicos del CTA- GEMA tiene un valor en su producción de alrededor de los mil dólares.

El acto de entrega de los dispositivos se realizó en el Hospital de Simulación Clínica (HoSiC) de la Facultad de Ciencias Médicas. Allí estuvieron presentes el decano de Medicina Dr. Juan Ángel Basualdo Farjat y la vicedecana Med. Mónica Esther Ferreras. También participó la directora del Hospital Universitario Integrado Méd. Liliana Elizabeth Fishkel; el secretario Dr. Norberto Baumgartner; el coordinador en el HoSiC Méd. Juan Mori Odicio; y la Lic. en Enfermería Fernanda Retes, instructora en simulación.

En representación de la Facultad de Ingeniería estuvo presente, el Dr. Marcos Actis, director del Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) y vicepresidente Institucional de la UNLP; el Ing. Guillermo Garaventta, investigador de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) que trabaja en el CTA, el Ing. Daniel Hamann y demás integrantes del mismo centro y del Grupo de Ensayos Mecánicos Aplicados (GEMA) que participaron del desarrollo.

Durante el encuentro el decano Basualdo resaltó que, aunque muchas personas creen que la pandemia desapareció, esto no es así. "La pandemia sigue estando", afirmó y recordó la situación límite a la que llegaron las terapias intensivas en la ciudad de La Plata por casos graves de COVID-19. "Esto demuestra cómo tienen que interactuar las distintas facultades, interdisciplinariamente, para poder llevar las cosas adelante y mostrar el potencial dentro del área de salud que tiene la Universidad. Esto es un gran ejemplo de lo que la UNLP puede brindarle a la sociedad en momentos clave”, añadió.

En el CTA-GEMA trabajan más de 70 integrantes. El director del centro tecnológico Actis recordó que, cuando comenzó la pandemia y el confinamiento, pensaron en generar trabajos colaborativos. En ese entonces, una de las preocupaciones más grandes era la escasez de respiradores y, viendo los desarrollos que se hacían en el mundo, propuso encarar la construcción de un respirador mecánico. En simultáneo, la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) lanzó una convocatoria para financiar investigaciones relacionadas al COVID-19. Y el proyecto de la Facultad de Ingeniería fue uno de los seleccionados.

"A principios de mayo del 2020 el GEMA retornó a las tareas presenciales por los requerimientos de certificación que pedían los comitentes involucrados en las cadenas de valor declarados esenciales. Esto facilitó la construcción y ensayos en nuestros laboratorios, al igual que la confección de máscaras de protección, elementos para el Laboratorio VacSal de la Facultad de Ciencias Exactas, y otras actividades relacionadas con asistir a aquellos afectados por el confinamiento", enumeró Actis. Entre estos trabajos se destaca el desarrollo de los respiradores.

El objetivo de la donación es que puedan ser utilizados por los estudiantes o personal de salud durante sus prácticas. De ese modo, podrán contar con un dispositivo que les permitirá ver el proceso respiratorio que ocurre en un paciente. En ese sentido, Dra. Liliana Fishkel, directora del Hospital Universitario Integrado, afirmó que el respirador "nos será de gran utilidad para brindar asesoramiento y capacitaciones al personal de salud en la utilización de asistencia mecánica respiratoria".

El equipo es portátil y funciona a baterías tanto de plomo como de litio. Actualmente se lo integró con baterías de plomo por razones de costo. Solo con las baterías de plomo es capaz de funcionar entre unas 4 a 6 horas, dependiendo del modo de programación ejecutado. Otra característica es que puede funcionar con paneles solares, lo que lo hace muy útil para ser usado en regiones aisladas y sin electricidad.

Con las gráficas que genera en su display (pantalla) puede verse en tiempo real lo que está ocurriendo con la presión, el flujo y el volumen insuflado. Para llevar adelante el desarrollo tecnológico los ingenieros estudiaron sobre mecánica respiratoria y, además, buscaron el asesoramiento de médicos del Hospital de Simulación Clínica (HoSiC) y de intensivistas y neumonólogos de los hospitales Italiano, San Roque y Gutiérrez, de La Plata.

En seis meses los investigadores hicieron el diseño conceptual y construyeron los cinco equipos. Para desarrollar la electrónica utilizaron componentes adquiridos de proveedores nacionales. "Fuimos a la velocidad de la luz, trabajando hasta sábados y domingos. Fue la convicción pura con la que llegamos a este resultado, que es muy bueno", afirmó Garaventta.

Para calibrar los equipos los ingenieros utilizaron el tórax y los pulmones de un muñeco prestado por el HoSiC que reproduce la fisonomía y fisiología humana. "Inicialmente lo estábamos calibrando con una bolsa de anestesia, pero no era como este símil tórax que es en un 99 por ciento símil a un pulmón", aseguró.

Con el dispositivo que permanece en el CTA se continúa trabajando en el rediseño de la electrónica, que fue hecha a partir de placas de control comerciales. "Si me agarrara COVID y no hubiera respiradores disponibles pueden instalarme uno de estos sin dudar", sostuvo Garaventta. Y cerró: "Porque después de haberlo visto operativo sin interrupciones ni problemas me animo a que me lo conecten y me salven la vida a partir de este aparato".

COMENTARIOS

Los dispositivos fueron desarrollados por profesionales de la Facultad de Ingeniería. Son de bajo costo y son similares a un equipo de alta gama.
0221

El Hospital de Simulación de Ciencias Médicas recibió cuatro respiradores de emergencia

Los dispositivos fueron desarrollados por profesionales de la Facultad de Ingeniería. Son de bajo costo y son similares a un equipo de alta gama.
El Hospital de Simulación de Ciencias Médicas recibió cuatro respiradores de emergencia

La Facultad de Ingeniería de la UNLP donó cuatro respiradores de emergencia para prácticas de capacitación de los alumnos y personal de sanidad al Hospital de Simulación de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNLP. Estos equipos, que fueron desarrollados por profesional de la unidad académica, son de bajo costo de fabricación y tienen características similares a uno de alta gama.

El dispositivo fue diseñado y construido tomando como base un AMBU, que es una bolsa autoinflable que se utiliza en los equipos de emergencia para proporcionar aire en los pulmones a pacientes con problemas respiratorios.


Entre las características del respirador de la UNLP se destaca que posee funciones similares a las de un modelo de alta gama, pero a un costo mucho más reducido. Mientras que un equipo comercial cuesta entre 10 mil y 50 mil dólares, el construido por ingenieros aeronáuticos, mecánicos, electromecánicos y electrónicos del CTA- GEMA tiene un valor en su producción de alrededor de los mil dólares.

El acto de entrega de los dispositivos se realizó en el Hospital de Simulación Clínica (HoSiC) de la Facultad de Ciencias Médicas. Allí estuvieron presentes el decano de Medicina Dr. Juan Ángel Basualdo Farjat y la vicedecana Med. Mónica Esther Ferreras. También participó la directora del Hospital Universitario Integrado Méd. Liliana Elizabeth Fishkel; el secretario Dr. Norberto Baumgartner; el coordinador en el HoSiC Méd. Juan Mori Odicio; y la Lic. en Enfermería Fernanda Retes, instructora en simulación.

En representación de la Facultad de Ingeniería estuvo presente, el Dr. Marcos Actis, director del Centro Tecnológico Aeroespacial (CTA) y vicepresidente Institucional de la UNLP; el Ing. Guillermo Garaventta, investigador de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) que trabaja en el CTA, el Ing. Daniel Hamann y demás integrantes del mismo centro y del Grupo de Ensayos Mecánicos Aplicados (GEMA) que participaron del desarrollo.

Durante el encuentro el decano Basualdo resaltó que, aunque muchas personas creen que la pandemia desapareció, esto no es así. "La pandemia sigue estando", afirmó y recordó la situación límite a la que llegaron las terapias intensivas en la ciudad de La Plata por casos graves de COVID-19. "Esto demuestra cómo tienen que interactuar las distintas facultades, interdisciplinariamente, para poder llevar las cosas adelante y mostrar el potencial dentro del área de salud que tiene la Universidad. Esto es un gran ejemplo de lo que la UNLP puede brindarle a la sociedad en momentos clave”, añadió.

En el CTA-GEMA trabajan más de 70 integrantes. El director del centro tecnológico Actis recordó que, cuando comenzó la pandemia y el confinamiento, pensaron en generar trabajos colaborativos. En ese entonces, una de las preocupaciones más grandes era la escasez de respiradores y, viendo los desarrollos que se hacían en el mundo, propuso encarar la construcción de un respirador mecánico. En simultáneo, la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) lanzó una convocatoria para financiar investigaciones relacionadas al COVID-19. Y el proyecto de la Facultad de Ingeniería fue uno de los seleccionados.

"A principios de mayo del 2020 el GEMA retornó a las tareas presenciales por los requerimientos de certificación que pedían los comitentes involucrados en las cadenas de valor declarados esenciales. Esto facilitó la construcción y ensayos en nuestros laboratorios, al igual que la confección de máscaras de protección, elementos para el Laboratorio VacSal de la Facultad de Ciencias Exactas, y otras actividades relacionadas con asistir a aquellos afectados por el confinamiento", enumeró Actis. Entre estos trabajos se destaca el desarrollo de los respiradores.

El objetivo de la donación es que puedan ser utilizados por los estudiantes o personal de salud durante sus prácticas. De ese modo, podrán contar con un dispositivo que les permitirá ver el proceso respiratorio que ocurre en un paciente. En ese sentido, Dra. Liliana Fishkel, directora del Hospital Universitario Integrado, afirmó que el respirador "nos será de gran utilidad para brindar asesoramiento y capacitaciones al personal de salud en la utilización de asistencia mecánica respiratoria".

El equipo es portátil y funciona a baterías tanto de plomo como de litio. Actualmente se lo integró con baterías de plomo por razones de costo. Solo con las baterías de plomo es capaz de funcionar entre unas 4 a 6 horas, dependiendo del modo de programación ejecutado. Otra característica es que puede funcionar con paneles solares, lo que lo hace muy útil para ser usado en regiones aisladas y sin electricidad.

Con las gráficas que genera en su display (pantalla) puede verse en tiempo real lo que está ocurriendo con la presión, el flujo y el volumen insuflado. Para llevar adelante el desarrollo tecnológico los ingenieros estudiaron sobre mecánica respiratoria y, además, buscaron el asesoramiento de médicos del Hospital de Simulación Clínica (HoSiC) y de intensivistas y neumonólogos de los hospitales Italiano, San Roque y Gutiérrez, de La Plata.

En seis meses los investigadores hicieron el diseño conceptual y construyeron los cinco equipos. Para desarrollar la electrónica utilizaron componentes adquiridos de proveedores nacionales. "Fuimos a la velocidad de la luz, trabajando hasta sábados y domingos. Fue la convicción pura con la que llegamos a este resultado, que es muy bueno", afirmó Garaventta.

Para calibrar los equipos los ingenieros utilizaron el tórax y los pulmones de un muñeco prestado por el HoSiC que reproduce la fisonomía y fisiología humana. "Inicialmente lo estábamos calibrando con una bolsa de anestesia, pero no era como este símil tórax que es en un 99 por ciento símil a un pulmón", aseguró.

Con el dispositivo que permanece en el CTA se continúa trabajando en el rediseño de la electrónica, que fue hecha a partir de placas de control comerciales. "Si me agarrara COVID y no hubiera respiradores disponibles pueden instalarme uno de estos sin dudar", sostuvo Garaventta. Y cerró: "Porque después de haberlo visto operativo sin interrupciones ni problemas me animo a que me lo conecten y me salven la vida a partir de este aparato".